La productividad de tu almacén está determinada no sólo pr el número de montacargas son que cuentas, sino también por el tipo de montacargas. Entre la variedad de montacargas, dos de los más comunes son los eléctricos y de combustión de gas. En la búsqueda de una mayor eficiencia en el área de trabajo, la pregunta de ¿cuál es el más eficiente, eléctrico o de gas? se convierte en una cuestión fundamental la cual vale la pena explorar

Montacargas eléctricos

electrico

Considerados como los más amigables con el medio ambiente, los montacargas eléctricos no producen emisiones dañinas y trabajan sin producir humo. Son impulsados 100% por electricidad, y pueden reducir aproximadamente de 20 a 50% de los costos que genera operar un montacargas de combustión de gas por mes. Debido a que el peso de la batería de un montacargas actúa como un contrabalance, los almacenes pueden tomar ventaja de la maniobrabilidad superior de los montacargas eléctricos así como disfrutar su silenciosa y confiable operación. Estos montacargas están disponibles en configuraciones de 3 y 4 ruedas. Los montacargas eléctricos de 3 ruedas son ideales para pasillos angostos debido a su capacidad para girar en espacios pequeños, mientras que los montacargas de 4 ruedas ofrecen una gran estabilidad y capacidad de pendiente ayudan a manejar materiales pesados en entornos inclinados

Desventajas

Mientras que son considerablemente más económicos en su mantenimiento y tiempo útil, los montacargas eléctricos requieren una inversión inicial más sustanciosa debido a su batería y cargador. Aunque el costo de recargar la batería por la noche es mucho menor que una recarga de gas LP, estos montacargas mo pueden ser utilizados durante la recarga y esto puede reducir tu ritmo de trabajo. Los almacenes que consideran utilizar montacargas eléctricos también deben hacer un espacio para una estación de carga de baterías, lo cual limitaría el espacio de almacenamiento

Montacargas de Gas LP

gas lp

Una elección popular debido a su competitivo costo inicial y conveniente para el trabajo por turnos en almacenes. Estos montacargas no necesitan ser recargados y tienden a desempeñarse mucho mejor en velocidad, promedios de operación, de aceleración, y su eficiencia de carga que sus contrapartes eléctricos y a diesel. Mientras que los montacargas eléctricos están limitados por limitaciones de carga y sólo pueden ser operados en superficies lisas en interior, los montacargas de gas LP ofrecen un excelente desempeño tanto en interior como en exterior independientemente del clima o la temeraria.

Desventajas

A pesar de los precios competitivos de los montacargas de gas LP, su mantenimiento es definitivamente más alto que los montacargas eléctricos y a diesel. Con los incrementos de los gastos de combustible a la alza, estos montacargas estos montacargas cobran una cuota considerable en el bolsillo, haciendo necesario para los almacenes diversificar su equipo de trabajo y utilizar montacargas operados con combustibles alternativos

Ambos equipos de montacargas tienen sus fortalezas y debilidades. Aunque los eléctricos son económicos a largo plazo, su alta inversión inicial y restricciones de operación los hace inadecuados para lugares de trabajo que requieren una operación nocturna y en exteriores. En tanto que, la versatilidad de los montacargas de gas LP  es frustrada por su elevado costo de mantenimiento y de combustible. Como resultado, es importante para los almacenes examinar sus necesidades de negocio particulares, y hacer una compra a la medida enfocada en el tipo y naturaleza de su rutina de manejo de materiales